17 enero, 2017

Último post en este blog

Ahora estoy escribiendo en mi tumblr así que no voy a actualizar más este blog. Siento que ya nadie usa sus blogs y muchos se pasaron a tumblr así que me uno. Igual voy a dejar este abierto.
Link de este post: http://escribiroenloquecer.tumblr.com/


“No hay nada peor en la vida que ser común y corriente”
Cuando sos chica todos te dicen que sos especial. Todos no, los que te quieren de verdad. Cuando arrancás el jardín o la escuela te enfrentás a la inquietante realidad de que no sos la única personita de la habitación y todo ya no gira en torno a vos (bueno, no te ponés a pensar eso a los 5 años pero sí lo percibís a nivel inconsciente). Después vas creciendo e intentás cualquier cosa para diferenciarte de los demás. Querés volver a destacarte para no pasar desapercibida entre la multitud, aunque te de vergüenza llamar la atención. Ves lo talentosos que son los demás, en lo que crean, en su forma de expresarse, en sus relaciones y te sentís menos, envidiás esa facilidad que parecen tener para desenvolverse. Sentís que te falta algo para ser tan buena como ellos y no sabés qué es.
Pero cuando ya estás un poco más grande, te das cuenta de que todos tienen su talón de Aquiles y no tenés nada que envidiarles. Todos tenemos un pasado único que nos fue poniendo pruebas y si seguimos acá es porque algo hicimos bien. Dicho esto, aún así me sigo comparando con los demás y sintiendo que me falta algo. ¿Será complejo de inferioridad? No quiero sentirme común y corriente. Quiero sentir que aporto algo, que soy interesante. Eso. Quiero generar interés en la gente y sobretodo en mí misma. Quiero estar interesada en mí en lugar de buscar afuera algo que me genere interés.
Qué difícil no aburrirse de uno mismo, siempre con los mismos rollos mentales y el ego que quiere boicotearte. Siempre con los mismos recuerdos re-creados y re-idealizados, los pensamientos aleatorios de gente que formó parte de tu vida. Ni siquiera dormir da un respiro porque se cuelan en los sueños y protagonizan LA película de turno. Tengo más vivencias en mi mente de las que tengo en vida y ya no quiero eso. Necesito experimentar, ver qué cosas hay para hacer, divertirme más. Dejar de pensar en las pillamadas o los fanatismos, fueron momentos hermosos que no se van a repetir y lo tengo que aceptar y seguir. Es así. No hay BFF ni Príncipes Azules. Esas fantasías de la adolescencia son utópicas. En la realidad una misma es la única que puede ser su mejor amiga por siempre y su princesa. La que siempre está, la que te consuela, la que te da ánimos, la que te impulsa a intentarlo. Buscamos afuera lo que ya tenemos dentro, escondidito pero esperando para que lo dejemos salir. Nos queremos ayudar y al mismo tiempo no nos dejamos ser ayudados. Auto-boicot.
Falta confiar más en la voz interior y menos en la voz exterior porque esa juzga y aquella sana.

1 comentario: